domingo, 8 de febrero de 2009

Alexis y Davinia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA          

Olympus E-510. Objetivo Zuiko digital 14-42mm.

ISO 100.  f/8.  1/200s.  Focal 11,3mm. Prioridad apertura. Sin flash. Sin trípode.

Esta entrada del blog de Vivian me recordó que yo tenía una foto similar, tomada hace casi un año en Torrevieja, Alicante. Decidí rescatarla y con permiso de Vivian le doy vida con su precioso poema.

Y después del naufragio...
un torrente de olvido, un oleaje de gritos,
una huída a destiempo con disímiles huellas.
Un dolor a jirones, un salitre hecho mueca
por el golpe constante de saber que no fuimos.
Y después del naufragio...
la verdad que nos roe, impiadosa tortura
en las alas de un buitre que se nutre de encono
y que duerme la siesta sobre un ancla de rabia.
Y después del naufragio
...el temor a las olas.
. . .

Recuerdo que cuando la hice dediqué un tiempo a imaginar quienes fueron Alexis y Davinia. Quizá el dueño de la barca y su novia, quizá los hijos del armador… Un retazo de historias entretejidas, quizá olvidadas, y varadas en aquella playa de Torrevieja.

Siento no poder actualizar más a menudo. El tiempo es un bien demasiado escaso del que dispongo poca cantidad, y la que hay se me escapa entre trabajo, obligaciones familiares, exámenes… Todo se me ha complicado además con una enfermedad de mi esposa de la que afortunadamente ya se está recuperando, así que hace mucho que no hago una foto, aunque espero que todo vuelva a su ritmo normal pronto.

8 comentarios:

joan dijo...

Buena composición con esa barca tan desvencijada y acompañada por unas nubes que aportan mucho a la foto.
Un saludo de nuevo.

Amig@mi@ dijo...

Preciosa la foto y como le dije a Vivian en su día, también el poema...
Yo soy de esas, ya lo sabes, me gusta intentar rescatar del olvido las vidas anteriores de los objetos, y sus dueños, y si no... imaginarlos.
Un besazo

Vivian dijo...

Hola Carlos!
Me alegra que tu esposa esté recuperándose, eso es lo principal; el blog, y nosotros, podemos esperar.
Me gusta muchísimo tu barca, especialmente los colores que se me presentan tristones (hoy estoy poética). La miro y tiene un encanto especial, tal vez sea el deterioro o el poder “fabular” con sus nombres, mi inclinaría a que han sido los hijos; suele suceder.
Besos
¿Los versos? ¡Qué talento! Jajaja.

Carlos Velayos dijo...

Gracias de nuevo Joan. ;-)

Montse, sí, ya se que tienes una mente a la que le gusta volar, imaginar, inventar historias... Como la de Alexis y Davinia. Anímate.

Vivian, te digo igual que a Montse: ambas sois, (en mi opinión), bastante parecidas, y estoy seguro de que imaginaríais una maravillosa historia.

Gracias a los tres. ;-)

Isa SB dijo...

¡Cuántas historias varadas en nuestras playas resquebrajándose al sol del olvido! Menos mal que de, de vez en ez, algún 'pirata-fotógrafo' captura el botín y nos lo ofrece.
Espero que tu mujer siga mejorando.
Un abrazo.

Junkal dijo...

Qué bien captado el paso del tiempo... pero te aseguro que si botas la barca al mar, flota sin descorcharse. Me encanta el encuadre y por cierto, ¿de qué playa se trata? yo suelo ir a Torrevieja y no consigo localizarla ;-). Saludos.

Espero que tu mujer se recupere pronto.

Marcel del Castillo dijo...

Me ha gustado mucho tu foto de la barca .. y el poema tambien

Nacho Carreras dijo...

Cuántas historias llevara a bordo,
estupenda imagen, estupendo blog.
Saludos.