martes, 21 de mayo de 2013

¡Queda tanto por aprender…!

Hace más o menos un año leí por primera vez un estupendo libro, El Ojo del Fotógrafo, de Michael Freeman, que aborda de forma integral el complejo tema de la composición en fotografía. Debo confesar que esa primera vez me resultó un tanto árido y falto de contenido “real”. Algo más tarde, y a raíz de encontrar en internet los vídeos del proyecto Un Año de Fotografía, dirigido por el fotógrafo José B. Ruiz, que de forma amena y didáctica aborda en varias de sus sesiones el tema de la composición, volví a releerlo con otros ojos (nunca mejor dicho). Esa segunda vez pude apreciarlo mucho mejor al entender gracias a José B. Ruiz, que en composición no hay “recetas” válidas, que era lo que me di cuenta que buscaba en mi primera lectura. Abundando en el tema tuve la oportunidad por unos días de ojear otro magnífico libro (mejor y más completo que el de Michael Freeman en mi opinión), del propio José B. Ruiz: Composición en Fotografía. El Lenguaje del Arte, (cariño, realmente es MUY BUEN regalo de cumpleaños) en el que de una forma minuciosa y detallada se describe el porqué de que una foto funcione, de que impacte al espectador y logre comunicar un mensaje. Según la sinopsis del libro:

En la formación permanente de un artista aprender a ver, analizar y sintetizar, evaluar lo que percibe, es fundamental. Es así como se logra mejorar las formas de comunicar mediante imágenes, de expresar sentimientos y sensaciones. Este libro recopila información del mayor interés para crear grandes imágenes y para entender el porqué lo son.

El resaltado es mío, mirad el lema de este blog, justo debajo del título… Se trata de eso: de aprender a ver, y poco a poco voy comprendiendo que eso no se consigue sólo, y quizá incluso sea perjudicial, siguiendo las estereotipadas reglas que todos conocemos: la de los tercios, la del horizonte, la de la mirada… que lo único que consiguen es que al final tus fotos sean predecibles y monótonas. Ojo, no las denosto, es útil conocerlas, pero sólo al igual que a un niño le vendrá bien al principio aprender a contar con los dedos… Además el concepto de composición, tal y como lo describe Benito en su libro no sólo engloba la idea que muchos tenemos como ordenación de los elementos visuales de una foto, sino que también se preocupa de la transmisión de un mensaje, con figuras como la metáfora, la elipsis… que hasta ahora yo sólo consideraba dentro de la literatura. De repente la composición, un concepto que tenía medianamente claro, se convierte en algo tremendamente complejo y en mi caso, como el de la mayoría de autodidactas supongo, casi íntegramente por descubrir. Así que de un tiempo a esta parte intento asimilar conceptos, fijarlos, practicarlos… Me equivoco y rectifico, dudo y pruebo. Algo ha mejorado: me doy cuenta de que lo que me queda por aprender es MUCHO MAS de lo que suponía, lo que por otro lado la necesidad de autocomplacencia de mi nunca del todo satisfecho ego interpreta como signo de que algo he avanzado.

Cuando suba una foto en la que la composición sea el elemento principal intentaré explicar mis intenciones y las razones del porqué esa foto la tomé así, y agradecería más que nunca cualquier comentario al respecto, más si genera debate. Ahí van un par de ellas, de este pasado domingo.

La idea primera (aunque la foto es posterior pues deseché por motivos técnicos la toma inicial) era reflejar la pequeña flor rellenando el encuadre (estaba utilizando el Tamron 90mm Macro literalmente tumbado en la nieve). En la segunda versión se me ocurrió que fotografiarla desde algo más lejos sobre el fondo de nieve mostraría de alguna manera un cierto aislamiento,  y para equilibrar la composición y rellenar el espacio utilicé el pequeño botón, aún por florecer, de la parte derecha superior de la foto que creo que equilibra la composición al estar muy pegado al extremo del encuadre compensando con ello el peso de la flor, algo más centrada. Es una foto de contraste, que refleja mejor, en mi opinión el pulso vital y la energía de la pequeña flor en circunstancias hostiles. Evidentemente en ella no se respetan reglas como la de los tercios y el centro de interés de la foto es relativamente pequeño, con mucho espacio libre en la imagen, a pesar de ello creo que es una foto más descriptiva, equilibrada y con mayor impacto visual y mensaje que la primera. ¿Estoy en lo cierto? ¿Se me ha ido la olla por el frío que pasé allí tumbado? En serio, agradecería MUCHO vuestros comentarios.

 

Supervivencia2

 

Supervivencia

 

Pulsad en las imágenes para acceder a mi galería Flickr, ver el mapa de situación o los datos Exif de las fotos; ver o descargar más tamaños…

4 comentarios:

yoku dijo...

Carlos, ni soy fotógrafo ni soy la persona más apropiada para opinar, pero te diré que antes de leer el texto he visto las dos imágeness y me he decantado por la segunda. Luego he leído el texto y tus preocupaciones.

Creo que en todas las artes hay que aprender la técnica para luego olvidarla y meterla en un cajón y así poder dejar que la verdadera creatividad y sutileza florezcan.

Es posible que si pones la segunda imagen en un curso de iniciación a la composición, se puedan poner mil peros a esa fotografía. Sin embargo, es muy superior a la primera y a cualquier otra que cumpla estrictamente los estándares.

Magnífica metáfora llena de sentimiento.

Jonatan dijo...

Yo también conozco los videos del Benito. Algo se me ha quedado...

Pero solo te voy a decir una cosa que imagino sabrás por activa y pasiva: las reglas están para romperlas (una vez mas).

No me gusta mucho la idea de seguir las normas (aunque lo haga) pero siempre hay una ida de olla en la que dejas de lado todos los conocimientos adquiridos y te guias por lo que ves en ese momento y sientas... te animo a que reflejes lo que te guste, lo que te agrade... y dejes volar la imaginación... sino todos seriamos iguales no????

Un saludo Carlos!!!

PD: me voy a tener que animar hacer un blog con mis rayadas jajaja

Carlos Velayos dijo...

Yoku, de eso se trata: de averiguar (y con ello poder usar ese conocimiento) porqué una foto que a priori no cumple las reglas, funciona. Y es mucho más complicado de lo que la mayoría de los fotógrafos pensamos. Tu opinión cuenta mucho precisamente porque aunque sabes más de lo que confiesas perteneces a ese "grupo de control" que es la gente que ve una foto y simplemente decide si le gusta o no. Muchos fotógrafos empezarían a mirar el detalle, la técnica, la iluminación... aplicarían las reglas eternas e inmutables y hablando con la cabeza, y no con el corazón, dirían que la segunda foto es mala.

Jonatan, claro que hay que romperlas, pero sabiendo cuando, como y porqué. Ese es el objetivo. Y venga ese blog...

Muchas gracias a los dos.

Anónimo dijo...

Hola Carlos. Enhorabuena por el blog. La fotografía como arte, por parte de alguien que no vive del propio arte, creo que es la evolución lógica de quienes estamos muy a menudo máquina en mano. La diferencia estriba entre poseer una ingente -porque termina siendo ingente- colección de fotografías, conectadas entre sí mediante lotes que todos conocemos -personas cercanas, lugar en el que vivo, lugar que visito, objetos diversos, etc.- y , además de esto -son inevitables, casi todos las tenemos-, mirar, efectivamente, por el objetivo. Ver esas imágenes que sólamente tú ves, esas fotos de las que muchas veces te dicen ¿qué estás sacando? y que cuando las enseñas causan una cierta perplejidad a quien las ve, eso es el arte de la fotografía. Utilizar recursos aplicados tradicionalmente a la literatura, no es más que otra manera de entender la composición al igual que un escultor o un pintor utilizan, por ejemplo las proporciones. Ocurre que existe un subconsciente de que se trata de un arte menor, pero lo que en realidad sucede es que es un arte de menor edad -la pintura, por ejemplo, existe desde tiempos prehistóricos- pero nunca de menor entidad. Luego, como en todas las artes, hay estilos y gustos. Yo priorizo el sentido de una fotografía sobre la técnica, sin desdeñarla, pero lo más complicado capturar un momento irrepetible. Me quedo con la segunda, aunque hubiera esquinado menos el botón. Un saludo. Xtnkito.