viernes, 18 de septiembre de 2009

Esa expresividad en la mirada…

Olympus E-510. Objetivo Zuiko digital 40-150mm.

ISO 100.  f/5,5.  1/180s.  Focal 137mm. Prioridad apertura. Flash activo, (automático). Sin trípode.

…Esos ojos tiernos y tan llenos de dulzura.

5 comentarios:

Mariluz dijo...

A ver si es que son ojos de príncipe...
¿has probado a darle un beso? :-)
Buen enfoque!

Carlos Velayos dijo...

Jajajaja... Pues no, no se me ocurrió darle un beso, pero el cuento era al revés, ¿no?. Creo que era la princesa la que besaba a la rana y esta se convertía en apuesto príncipe. Ya me dirás tú qué hago yo con un apuesto príncipe...

Un beso. Para tí sí. ;-)

Dani dijo...

Jajajajajajaja, y es que para colmo ha tardado unos segundos en cargar la foto en los que estaba imaginándome a una abuelita o un abuelito lleno de arruguitas y con la mirada puesta en sus nietos... :P

Si es que soy un romántico... ;)

Amig@mi@ dijo...

Me encantan las ranas. Me parecen animales muy como de cuento.
Esa estaba en tu mano???
Lo que yo digo, los hipnotizas.
Un besote

Carlos Velayos dijo...

Dani, jejeje... Siento haber roto la magia.

Montse, pues no. Es la mano de mi hijo, y después de media tarde en ella, no se movía de puro agotamiento la pobre...